¿Tienes unos minutos? 7 tips para una catequesis efectiva

Articulos de catequesis LOGO

Siempre es válida la pregunta: ¿cómo ser un fiel agente de catequesis que permita una evangelización y formación en la fe trasmitidas de manera efectiva? Para un modelo de catequista, solo hay que mirar a Jesús. Luego recordamos que el perfil por excelencia lo tiene Él. El mejor testimonio de esto es la Biblia. Hay algo en su modo de hablar, interactuar y compartir el Reino de Dios, que son claves tan esenciales para nosotros que iluminan nuestro ministerio.  Propongo a continuación 7 tips-claves que pueden mejorar nuestra catequesis con un fundamento cristológico:

  1. Conocer a Cristo. Si evangelizar y catequetizar tienen como tarea central anunciar a Cristo, pues debemos conocerlo primero. ¿No crees? Es una cuestión tan obvia que a veces ha sido minimizada y olvidada. Conocerlo es encontrarse con Él. Eso es una respuesta a su iniciativa de amor. Recuerda que Jesús te llama por tu nombre y te desafía a seguirle: “Saulo, Saulo, ¿Por qué me persigues?” (Hechos 9, 4)
  2. Formar en la fe. Luego de conocer a alguien, es posible amarlo. No hay mejor manera de amar a alguien que siguiendo sus enseñanzas. Si la catequesis comienza con el anuncio kerigmático de que Dios te ama, luego viene entonces el caminar catequético de la formación en la fe, no temporal, sino permanente. Cada día se aprende algo nuevo. ¿O no? La formación en la fe nunca termina. Jesus le dijo a pablo: “Ahora levántate, entra en la ciudad y allí te dirán lo que debes hacer.” (Hechos 9, 6) Esa es la verdadera formación, ir con nuestra Santa Madre Iglesia que tiene las enseñanzas de Cristo a que nos digan lo que debemos hacer.
  3. Usar la Biblia. Decía San Jerónimo: “Quien no conoce las Escrituras, no conoce a Cristo.” Esta es una verdad vigente. Lo pudiéramos parafrasear de la siguiente manera: no hay catequesis si no hay Escrituras. No deja de sorprendernos como es que un catequista sea capaz de enseñar sin la Escritura y sin conocerla. ¡Seamos claros! No es de justificar una sesión con una frase bíblica, se trata más bien de reconocer la autoridad que tiene en nuestro ministerio y de empapar nuestras vidas de la Palabra de Dios para poder cumplirla. Pidamos ese don.
  4. Orar. ¿Has ido alguna ocasión a una sesión catequética en donde se hace de todo, menos oración? Hablamos de la oración en los términos de Santa Teresita de Lesieux: “La oración no es una cuestión de hablar mucho, sino de amar mucho.” Cuando cambia el paradigma tradicional de creer que la oración significar hablar bonito, auto complacerse o hacer por hacer, entonces nos damos cuenta que la oración se expresa, si vive y se comparte en cada momento. Jesús les enseñó a sus discípulos a orar con el Abba Nuestro que es todo un proyecto de vida (Mateo 6, 9-13)
  5. Ser creativos. El Papa Francisco en Evangelii Gaudiium párrafo 33 dice: “Invito a todos a ser audaces y creativos…en los métodos de evangelización” No hay peor catequesis que aquella que es aburrida. Busquemos maneras de decorar el ambiente; integremos elementos musicales de realce; encontremos videos relevantes para la presentación; usemos la tecnología multisensorial a nuestro favor; hagamos una sesión interactuada y no monólogos; desafiemos y retemos a la audiencia de cara a Cristo, en fin…
  6. Estudiar. A diferencia de la formación en la fe que tiene una dimensión comunitaria inmediata, el estudio es en primera instancia, un crecimiento personal, pero que luego se proyecta hacia la edificación del pueblo. El que no estudia, tarde que temprano se queda obsoleto. Así de sencillo. El estudio acompañado de la oración es una arma poderosísima que nos permite nutrir nuestra inteligencia y conocimiento. Palabras de San Juan Bosco: “Alegría, estudio y piedad, el mejor programa para hacerte feliz y que beneficiará tu alma.”
  7. Usar tus dones. Finalmente y no con menos importancia, es importante descubrir cuáles talentos Dios te ha dado. El discernimiento es importante, y en algunas ocasiones de manera natural, tú mismo(a) puedes darte cuantos cuáles son tus potenciales. Si sabes cantar, úsalo para evangelizar. Si sabes hacer decoraciones, úsalo para la catequesis. Si sabes contar cuentos, úsalo también. Si sabes de tecnología, impleméntalo en tu compartir. Invirtamos en nuestros dones como aquel hombre: “Señor, me distes dos bolsas de oro, mira, he ganado otras dos…” (Mateo 15, 22)

Gerardo ‘lalo’ Salazar. 713-741-8798. Director Asociado de la Oficina de Evangelización y Catequesis.